Sobre PLANTACAR

SIGUIENDO UNA TRADICIÓN MILENARIA

PLANTACAR

Hace mucho tiempo, en el municipio de Ibros, un joven comenzó a recolectar y usar plantas medicinales para aprovechar sus propiedades. Esto se convirtió en una tradición que fue pasando de padres a hijos y terminó dando lugar a la empresa hoy conocida como «Plantas Medicinales de Andalucía», más comunmente «Plantacar».

 

Mateo Carrasco Carrasco lleva años trabajando con el objetivo de que aquella pequeña empresa familiar pasase a ser una compañía conocida en los ámbitos español e internacional. 

Sin embargo, el siempre deja claro que los cimientos de la empresa no fueron suyos, sino que vienen de mucho atrás como menciona:

 

«Los comienzos no fueron míos, sino de mis antepasados, porque es una empresa familiar que viene de mi padre, de su padre, del padre de su padre ya que es milenaria. Es una empresa que lleva toda la vida, que no empezó ayer. Nosotros la hemos modernizado más, introduciéndola en el mercado nacional e internacional, pero la empresa la fundaron mis antepasados.»

 

La mayoría de plantas que forman nuestros productos provienen de la misma provincia de Jaén, de sierras como la de Cazorla. Excepto las que no pueden cultivarse aquí y vienen de fuera. De esta manera conseguimos tratar el género desde el primer momento.

 

Respecto al crecimiento y expansión de la empresa, Mateo Carrasco Carrasco quiere recordar que fue su padre el primero que salió fuera del pueblo con el objetivo de dar a conocer lo que habían aprendido en ese tiempo.

 

«Mi padre ya salía fuera con una bicicleta y se desplazaba cada vez más lejos según pudiera. A veces iba sin vehículo y se acoplaba en el de otros amigos. Despúes nosotros hemos ido haciedno ferias, exposiciones, para darnos a conocer todavía más»

 

Con el crecimiento de la empresa llegó un crecimiendto en el número de trabajadores, empleados que ya no forman parte de la familia. Algo necesario cuando se crearon tiendas en úbeda, Linares, Castellón e Ibros.

 

«La empresa ha cambiado, pero porque anteriormente no tenían estos medios, nosotros hemos podidos adquirirlos, hemos aprendido a crecer y conocer mejor el producto»

 

Mateo Carrasco asegura que siempre quiso hacer este trabajo porque es lo que más disfruta gracias a que todavía puede ser una empresa familiar.

 

«La tradición sigue porque tengo un hijo de 30 años y que también forma parte de todo esto y le gusta mucho. Eso es lo bonito que tiene esta empresa. Que ha ido pasando de padres a hijos».

{

«Esta es una idea que nos permite poner en valor conocimientos aprendidos y transmitidos de generación en generación, a través de una empresa que trasciende los límites de la provincia y de Andalucía. Estoy muy satisfecho con el apoyo recibido a lo largo de muchos años de todos mis familiares»

– Mateo Carrasco Carrasco

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

En Plantacar utilizamos Cookies para personalizar la sesión y el contenido a cada usuario, así como también ofrecer funciones sociales y analizar el tráfico de nuestra página. Las cookies sociales y analíticas, sirven para compartir información con nuestras redes sociales, publicidad y estadísticas, tal y como se describe en nuestra Política de Cookies,y no son necesarias para que la página funcione. Debe leer nuestra política de cookies.

Cerrar